Limoncello y milagritos

Jueves 2 de marzo. Son las 23:30 pasadas. Estoy trabajando en el restaurante y ya solo queda una mesa con tres mujeres  que llegaron a última hora para cenar. Estoy terminando de limpiar las cámaras y reponer el azúcar y el café descafeinado. Entra un señor al local y viene …