Goodbye Amparito (tragicomedia costumbrista)

GOODBYE AMPARITO

 

Entra el público. A Amparito, nuestra protagonista, la pillan “in fraganti”. Se está terminando de vestir. Hay dos vestidos y una maleta que se va a ir llenando con ropa y utensilios mientras ella habla. Hay un ordenador, una mesa, un trípode y una cámara de fotos. Conforme va entrando el público ella deja lo que está haciendo y saluda a todo el mundo. Les da dos besos, les pregunta cómo están y les da las gracias por venir. Todo está decorado para una fiesta de despedida. Globos, hay una mesa con copas y una botella, unos canapés, etc. También encontramos un pequeño altar a Mark Zuckerberg.

La verdad es que se me echado el tiempo encima y me habéis pillado en bragas… pero ya me falta poquito. Esto de vestirse para una ocasión especial siempre es difícil, al menos para mí que soy la mujer indecisa. De verdad que no sé cual de los dos ponerme… Dicen que el negro siempre estiliza y favorece… pero creo que la ocasión requiere un poquito de color, no? Ay! De verdad que no sé… (Mira los dos vestidos un segundo y se va a por el negro. Mientras se viste sigue hablando).

Hoy estoy contenta porque por fin voy a concretar mi decisión. Tomar decisiones siempre me ha parecido difícil y siempre las he valorado por igual: todas son importantes. Muy importantes. Hasta la decisión más pequeña puede cambiar radicalmente nuestra vida. Así que no hay que tomarlas a la ligera. Todo depende de las decisiones que tomamos. Y no sólo estoy hablando de las grandes decisiones de la vida. Las que creemos que son chiquitas también son grandes: salir a una determinada hora de casa, el vagón de metro en el que nos subimos o si tomo la calle de la izquierda o de la derecha pueden hacer que nuestra historia sea totalmente diferente. Todas son grandes decisiones. Para muestra un botón: ¿Cuantas veces al día pasamos por delante de una administración de lotería y sentimos el impulso de entrar y… no entramos? Hay personas que siguieron ese impulso hasta el final. Entraron y compraron el número afortunado… Carlos Fabra lo sabe. Todas las decisiones son decisivas. (Mira el vestido y se lo cambia por el rosa).

Para mi, y también lo debería ser para vosotros, elegir el vestido adecuado es muy importante. Ahora… saber que la decisión que estoy tomando es la correcta, estar segura al cien por cien… eso siempre me ha costado mucho. Miro todas las decisiones desde todos los ángulos posibles… pero ninguno me asegura nada. Siempre fui muy obtusa… Y ante la imposibilidad de tomar una decisión… me siento estancada, frustrada y sin energía.

No es fácil apostar todo a una carta y ya sé que es imposible tener la certeza de las decisiones correctas…Uf! Esto me genera mucha ansiedad: el miedo a equivocarme, a que sea irreversible, estar a la altura de lo que los demás esperan de mi…

Estoy cansada de tomar siempre las decisiones incorrectas. La verdad es que no paro de cagarla.  No he dado ni una: los estudios, las parejas, los trabajos…Y no es que tropiece con la misma piedra… es que hasta con la puta gravilla me caigo! Y ya me cansé… estaba harta de una vida insulsa y marginal.

Así que hoy puedo decir con toda seguridad, por fin, que mi perfecta nueva vida  ha comenzado. Voy a vivir la vida que siempre soñé. Ni todos los libros de autoayuda, ni mi terapeuta, ni toda la gente que me quiere y se preocupa por mí realmente me pudieron ayudar… Facebook me salvó. Yo pensaba que iba a ser Google, pero no. Facebook es la solución a mi vida y a todas las vidas de mierda que me rodean!!! Y Mark nuestro salvador! (hace la señal de la cruz con el pulgar levantado). Mi querido Mark: todos los mediocres del universo te abrazamos, te abrazamos, te abrazamos el alma y te decimos: GRACIAS!

Ay! Estoy tan emocionada… Antes de que nos hagamos la foto de mi fiesta de despedida quería agradeceros de corazón que hayáis decidido venir… Esto me demuestra que aunque yo esté muy descreída aún queda buena gente. Gente dispuesta a poner un “Me gusta” en mi vida… Hoy es el pistoletazo de salida y quería estar rodeada de mis futuros grandes amigos. Llevo tanto tiempo esperando el poder inaugurar mi plan que aún no termino de creer que estéis aquí. Hasta que no lo vea en Facebook no me lo creo.

La verdad es que mi vida hasta hoy ha sido un absoluto fracaso y no porque lo diga yo… sólo hay que husmear en el resto de muros de Facebook y comparar. Suelo pasarme horas y horas viendo lo maravillosa que puede ser la vida: vacaciones, comidas gourmet, mascotas simpáticas, noches de fiesta interminables, megustas que abanderan la revolución… Pero hasta hoy nada de eso era para mi.

Mi presente, y lo que es peor, mi futuro no eran nada halagüeños: sin pareja, sin trabajo, sin dinero, sin casa, sin hijos, sin coche, sin ideales, sin perro, sin gato y sin whatsap.

Hace dos años que me quedé sin trabajo. No he parado de buscar desde entonces. Al final ya no sabía si realmente quería encontrarlo.  Proyectaba mi futura vida cada vez que entregaba un currículum: levantarme a las 7 de la mañana, mirarme al espejo e intentar encontrar una motivación que no me empujara a la cama hasta las 3 de la tarde… (Suspira profundamente). En cada mail, en cada llamada, en cada entrevista, yo emanaba optimismo por obtener mi trabajo miserable con un sueldo ínfimo y con un jefe mezquino y cruel.

Volví a casa de mis padres cuando me quedé sin empleo. Estar en su casa, sin nada que hacer y con dos jubilados… Muchas veces me pregunté si estaría pagando yo algún karma. Cuando una vuelve con los papás a los 36 años… no hay dinero para vacaciones, cerveza, cine, vestiditos ni nada. Como bien me enseñaron ellos: sólo lo justo y necesario.

Nunca tuve animales. La verdad es que no me gustan mucho. El olor, los pelos, las caquitas… una lástima porque son muy fotogénicos.

Cuando hay una manifestación importante… siempre me surge algún inconveniente que me impide ir. Yo quiero luchar para que España no se convierta en un burdel con discoteca y parque temático. Creo que otro mundo es posible. Decididamente en las próximas elecciones… sí que iré a votar.

La pareja…. Ay! Cuanto amor desaprovechado en un solo cuerpito. Tuve compañeros, compañeras, novios, novias…amantes pero ninguno de ellos se decidió a apostar por mí. Y eso que soy premio gordo. Intenté engancharles con la cocina, los idiomas, los números…… pero ni con la canela, el francés ni el 69 hice carrera. Eternamente perfecta y preparada: ni un pelo de más y con el cuerpo hidratado y perfumado. Ninguno de ellos formalizó la relación y nunca me pusieron en sus muros. No quiero ser más un “es complicado” o “tiene una relación abierta”.

Y lo de ser madre…(Cantando)Valencia, es la tierra de las flores, de la luz y del amor. Valenciaaaa, tus mujeres todas tienen de las rosas el color… (Anima al público a cantar y corta de golpe) Ser valenciana y que se te pase el arroz es muy jodido.

Pero basta ya!!! Todo esto terminó. A partir de hoy voy a vivir como siempre anhelé vivir. Hoy me puedo mirar al espejo y sentirme satisfecha. Os presento mi nueva vida en Facebook.  (Levanta la pantalla del ordenador. Invita al público a acercarse a la mesa).Una vida llena de momentos felices y perfectos. Ahora sí que todo tiene sentido. Aquí me podéis ver en el día de mi boda… todo fue maravilloso. Este es mi hijo. Se llama Miguel. Este es el día que llegábamos a casa después del hospital. Estaba tan emocionada… Ah! Y aquí me tenéis cuando mi padre me regaló el yate para mi santo. Y esta me encanta… (foto de ella en una manifestación con una pancarta) se me ve tan comprometida.

He programado mi futura vida en Facebook. Una aplicación muy sencillita me ha permitido programar mis futuros estados. Día y hora en el que van a ser publicados. Me casaré un 14 de febrero con Alessandro en la playa. Seré embajadora de Greenpeace en la Albufera y en el Amazonas. Ha llegado el momento de ser feliz. Pocas personas van a morir tan tranquilas y orgullosas como lo voy a hacer yo.

Hoy me voy…  y me voy de aquí con una sonrisa. Mis amigos y mi familia van a estar muy orgullosos de mi. Vamos a hacernos la foto para poder mostrarle al mundo los maravillosos amigos que vinieron a mi fiesta de despedida. (Les anima a coger las copas de la mesa a los espectadores, prepara la cámara y los sitúa en la sala para la foto).

Y en esta noche tan especial quiero que todos levantemos nuestras copas y hacer un brindis: por los nuevos estados que vienen, por los me gustas que vendrán. ¡POR EL FUTURO! (Se hace la foto). Genial! La tengo!!!

Bueno, ahora sí, llegó el gran momento… me voy!!! Sed felices. Yo ya lo soy.  Vamos a darnos todos un gran abrazo de cebolla. (Se dan todos un abrazo) Qué maravilla!(Cuando termina el abrazo Amparito empieza a aplaudir y abre la puerta de la sala y se despide personalmente) Gracias a todos! Muchas gracias por venir… ha sido muy especial y emotivo. No os olvidéis entrar a mi muro y levantar el pulgar… en todo! Cuento con vosotros. Sois mis mejores nuevos amigos, sí? Y de verdad, creedme, si vuestra vida es un desastre… confiad en Mark. Él nos salvará.

 

FIN

 

Texto de Elena Burgos

Contacto: 622877007

 

          

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *